Radio Futura



Algunas portadas:
  

En
1979 Herminio Molero, pintor y músico conocido por sus experimentaciones con sintetizadores, convocó en su local a diversas personas para formar un nuevo grupo de rock. Entre ellos estaban los hermanos Luis y Santiago Auserón, que en aquellos días escribían en la revista Disco Express con la firma de Corazones Automáticos y que serían bajo y guitarra y voz, respectivamente, de la nueva banda. Otros componentes serían Enrique Sierra, guitarra del mítico grupo Kaka de Luxe; Javier Pérez Grueso, como encargado de la percusión electrónica, y el propio Molero en los sintetizadores y como compositor. Ésta fue la primera formación de Radio Futura, cuyo nombre deriva del de una emisora de radio libre italiana. El pintor Manolo Campoamor fue quien bautizó al grupo.
La música de Herminio Molero consistía principalmente en una fusión entre música electrónica y música tradicional española, Enrique Sierra aportaba su punto heavy y los hermanos Auserón aplicaban la teoría musical. Entre todos querían proporcionarle al rock un aire popular y callejero y dar un nuevo enfoque a la música.
Tras meses de ensayos y algunas actuaciones en directo, publicaron su primer álbum en 1980: Música moderna, gracias a los contactos de Herminio Molero en la industria musical. Este primer disco supuso un estallido en los medios y tuvo un éxito inesperado fuera de los ambientes especializados, fruto quizá del intento de la compañía discográfica por convertirlo en un grupo juvenil para fans: la compañía se había creído eso de «enamorado de la moda juvenil» sin ser consciente de su carga irónica. Radio Futura se balanceaba entre conciertos en los que actuaban como teloneros de Elvis Costello y otros en los que iban de la mano de edulcorados cantantes comerciales de los que nunca más se supo.Fue memorable el concierto que dieron a principio de los 80 en la plaza mayor de Madrid junto a Mario Tenia y los Solitarios, y los Secretos.
Es en ese momento cuando surgieron las primeras rencillas entre los distintos miembros del grupo, cuando el éxito los obliga a una profesionalización y a una definición de estilos y actitudes; todo ello lleva a la separación de Herminio (el cual sólo concebía la música como un medio de comunicación, haciendo que se desprendiera un sonido forzado) y Javier, y a la mayor prominencia de Carlos Velázquez (cuyo nombre artístico era Solrac, su nombre dicho al revés), miembro del grupo ya durante la grabación de Música moderna pero vetado por la compañía al no «dar la imagen» que ésta pretendía imponer: ése es el motivo por el no aparece en la foto de portada.
Es a partir de este momento, 1981, cuando nace el grupo que ha marcado huella en el rock en castellano: los hermanos Auserón y Enrique Sierra, junto a Solrac, superaron la imagen de grupo títere de los intereses comerciales de la industria discográfica y, usando la combinación básica de voz, guitarra, bajo y batería, comenzaron a componer y ensayar nuevos temas que sentarían las bases de lo que años más tarde sería llamado «rock latino». A finales de ese año el grupo cuenta ya con varias maquetas que son continuamente pinchadas en la radio y tocadas por la banda en sus cada vez más frecuentes conciertos. También en esta época graban el sencillo "La estatua del jardín botánico/Rompeolas", cuya psicodélica cara A quedó, según ellos, un poco más redonda que el resto de las canciones de la época. El sencillo fue producido por Jaime Stinus y supuso un relanzamiento para Radio Futura, pues poco después salió a la venta otro que contenía los temas "Dance usted" (en el que pretendían volverse a presentar como una humilde banda de baile) y el instrumental Tus Paso. Con todo esto, la banda comenzaba a llenar las salas de los conciertos, ya no sólo de Madrid sino también del resto de España.
El año 1983 fue un año de conciertos por toda España, por lo que el grupo se vio obligado a llevar una vida de carretera, lo que inspiraría muchas de sus próximas canciones. En ese tiempo Radio Futura tiene ya un enorme prestigio a nivel popular; manejan un repertorio no grabado en ningún álbum, pero escuchado por la radio, por lo que todo el mundo conoce sus temas y tararea las letras en sus conciertos. En otoño de este año Radio Futura llega a un acuerdo con la casa discográfica Ariola para editar su segundo álbum, La ley del desierto, La ley del mar, que salió a principios de 1984 y fue un éxito total, rebasando largamente las previsiones de ventas.
En este primer disco «serio» nos encontramos con la «terrible» "Tormenta de arena", la cortante "Hadaly", "Escuela de calor", realizada a partir de retazos sueltos de textos sobre la ciudad en general y convertido seguramente en su tema más conocido, la versión instrumental de esta última, la original "Historia de play-Back", la divertida y con aires de película del oeste "La ley", la onírica "En Portugal", el eléctrica "Oscuro affaire", la bella "La secta del mar", los aires latinos de "Un africano por la Gran Vía", la casi desconocida "El nadador" y la sublime "Semilla Negra", también uno de sus más famosos temas.
De La ley del desierto, la ley del mar se extrajeron como sencillos las canciones "Escuela de calor", "Historia de play-back", "En Portugal", "Un africano por la Gran Vía", "Semilla Negra" y la instrumental de esta última, no contenida en el álbum.
La principal característica de este álbum es que se trata de un álbum conceptual con dos partes: la primera, «La ley del desierto», contiene sonidos secos y duros, mientras que la segunda, «La ley del mar», consta de sonidos deliciosamente acuosos.
Como La ley del desierto, la ley del mar había sido un álbum con nada menos que tres largos años de preparación, el grupo se planteaba ahora la realización de un disco con mayor rapidez; así que se encerraron en una casa en El Escorial para realizar la maqueta del nuevo trabajo, con ocho temas de los que se extrajeron seis, y más tarde viajaron a Londres para completar la grabación definitiva, con diez temas que hasta llegar allí no habían tocado aún todos juntos. El resultado fue De un país en llamas, un disco bonito aunque barroco por estar cargado de innovaciones tecnológicas (aunque en cualquier caso realizado con el feeling de los viajes, quedando como un disco de carretera), publicado en 1985.
En De un país en llamas encontramos el punk de "No tocarte", la casi discotequera "La ciudad interior", la experimental caricatura de "El tonto Simón", los aires asiáticos en "En alas de la mentira", los africanos en "El viento de África", el rock suburbial de "En el Chino", el existencialismo de "Las líneas de la mano", el pretendido retrato de temores "Han caído los dos", la ética en "Un vaso de agua (al enemigo)" y la pre-latina "La vida en la frontera".
De este «segundo» álbum se publicaron independientemente como sencillos los temas "No tocarte", "La ciudad interior", "El tonto Simón" en sus versiones «de tarde» y «de madrugada», "En alas de la mentira", "El viento de África", "Las líneas de la mano", "Han caído los dos" y "Un vaso de agua (al enemigo)".
Por otra parte, se plantean remezclar el tema "Semilla Negra", publicado anteriormente, por lo que llaman a Raimundo Amador para introducir una guitarra flamenca. Con el sencillo obtienen no sólo un gran éxito en España sino también un éxito internacional. Por último, el batería Solrac Velázquez decide abandonar el grupo por desavenencias con el resto de los miembros de la banda, ya que ellos quieren evolucionar hacia ritmos latinos, mientras que él quiere quedarse en el rock.

DISCOGRAFÍA:

La hora en la web
 
Publicidad
 
La fecha en la que estamos
 
Los vídeos de mi pueblo
 
Traduce la web
 
Facebookeame
 
Pedro Barrionuevo

Crea tu insignia
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
GRACIAS POR VISITARME, Y HASTA LA PRÓXIMA